Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Dans ce blog, il sera question de publier toutes les réflexions, articles, commentaires et opinions à caractère socio-économiques, politiques, culturels et religieux.


Bautismo de Jesus: "Un baustismo que es novedad en y desde Jesus para la communidad

Publié par Gabriel MANZUKULA Mjrrdcongo sur 25 Janvier 2013, 09:51am

Catégories : #Bible et Reflexion

Saludo fraterno, cercano y solidario desde el caminar cotidiano de la vida que en nuestras Comunidades se hace camino en el que se muestra “la Salvación de Dios”.

Quiero agradecerles a quienes continúan escribiendo durante estos días para saludar, para agradecer y/o para desear el feliz año. Les ofrezco a todas y todos un disculpa porque apenas me estoy poniendo al día en respuesta a sus comunicaciones… doy gracias a Dios por todas estas palabras y reconocimientos que vienen en ellos.

 

Aquí el aporte para el estudio del evangelio (Lc. 3, 15 – 16. 21 – 22) que se lee en la liturgia de este domingo, que propiamente es una continuidad con el estudio del capítulo 3 que ya se presentó para los domingos II y III de adviento en las fechas del 9 y 16 de diciembre pasados. Así entonces, es muy importante volver sobe ellos para ir estableciendo un horizonte común de lectura de todo el relato, así como, de aportes específicos que han de tenerse en cuenta por lo ya dicho y para no repetir una vez más. Veamos

 

 

1. Acercamiento Contextual

 

Ya está dicho de la necesidad e importancia de leer los contenidos de contextos ofrecidos para los domingos II y III de adviento como claves para ubicar el avance en la lectura del capítulo 3 del evangelio lucano. Así que no voy a repetir lo que ya está dicho como marco contextual.

 

Quiero avanzar en el valor y aporte que tiene el acercamiento contextual como clave de diálogo entre el ayer y el hoy que está detrás del relato del capítulo 3:

¿Alguna vez nos hemos preguntado qué representaba, significaba e implicaba el “Bautismo” entre los/as discípulos/as del siglo I d.C. en los alrededores del Mediterráneo?

¿Cuál es la relación entre ese sentido e intencionalidad del “Bautismo” y el signo sacramental de hoy?

 

Para respondernos a estas inquietudes hemos de ponernos en el horizonte de contraste, de ser signos de contradicción, de mostrar la novedad que supone e implica Jesús, su vida, sus enseñanzas – su Proyecto – y las consecuencias que debieron asumir los/as primeros/as discípulos, las comunidades cristianas en medio del imperio romano y la cultura y las religiones greco – romanas de la época, veamos:

 

·         Señal de Identidad socio – religiosa: el bautismo expresaba una ruptura con las tradiciones religiosas del templo (pues habían abandonado la presencia liberadora de Dios), éstas se quedaron en expresiones y acciones en lo cultual, en lo litúrgico, en la alabanza a Dios (un Dios que había actuado en el pasado, pero que no se manifestaba libertariamente en ese momento en medio de una sociedad que privilegia el comercio, la esclavitud y la exclusión de las personas y se aprovecha del medio) y, por tanto, no trascendía a la realidad de la vida, a la organización de la sociedad, así como al estilo de vida según el plan de Dios.

 

Es importante recordar que en ese momento se está en medio de una clave apocalíptica de comprensión y de acción de cara a la realidad… apocalíptica que implicaba: mentalidad de resistencia frente a proyectos políticos y formas religiosas que legitimaban el estatus quo o los estilos de vida que eran contrarios a la liberación – salvación que había dado Dios a su pueblo; además de la resistencia, implicaba Esperanza, certeza de la acción de Dios que desde su proyecto posibilitaba un estilo de vida y una organización de la sociedad, de la vida, de la realidad de manera que fuera conforme a la justicia; e implicaba organización de las gentes como comunidades que se convertían en signos de contradicción de cara a los proyectos de sociedad y estilos de vida que representaban quienes desde el poder construyeron una sociedad, una vida y una realidad contraria al proyecto y los planes de Dios.

 

Todo lo anterior llamaba y exigía una Conversión del corazón, conversión del pecado, conversión de aquello que no cultiva la solidaridad fraterna, la justicia según el amor de Dios, el comprender y asumir el plan de Dios en sus horizontes de sentido, en sus principios vitales, en los criterios de acción… todos ellos más allá de la aceptación desde el estar de acuerdo o no, sino como asumir en confianza la Palabra del Señor

 

·         Señal de Adhesión teológico – religiosa: en la tradición del Bautista, y ahora en la tradición de Jesús el bautismo representaba además de una ruptura con formas y tradiciones religiosas que no representaban el paso del Dios liberador – salvador de Israel, representaba una aceptación, adhesión y seguimiento a la revelación de Dios que transforma a la persona, las relaciones entre personas, las relaciones con el medio y las relaciones con Dios mismo desde una perspectiva y en unos principios vitales que se fundan en la justicia según el amor… En Jesús, Dios se hace cercano de la gente, desde esta cercanía libera y salva. Así, la Comunidad Lucana percibe en Jesús a Dios mismo que se encarna (tal y como se anuncia en el centro del mensaje del evangelio de la infancia como ya se advirtió: Dios y humanidad son uno)… desde esta perspectiva se comprende a Jesús que caminaba junto al pueblo y realizaba lo mismo que el pueblo (iba a bautizarse) …

 

La novedad teológica fundamental que reconoce Lucas y la Comunidad es el reconocer, asumir y adherir al Jesús que por su estilo de vida, por sus enseñanzas, por el proyecto revelado y por la entrega de su vida se ha “Hecho Hijo de Dios”, de ahí que hay un llamado para toda la comunidad, a cada discípulo/a para que se hagan Hijos/as en el Hijo, es decir, asumir su proyecto de vida, sus enseñanzas, su entrega de la vida para, como él y junto con María, recibir la corona de la Resurrección como consecuencia de vivir una vida que transforma todo según el plan de Dios: a la persona, las relaciones entre las personas, la sociedad, las relaciones con el medio y con Dios (signo de liberación – salvación).

 

·         Compromiso de entrega de la vida – riesgo – clandestinidad – persecución – nuevas formas de relación con Dios y entre los/as hermanos/as.

Asumir el bautismo para los/as discípulos/as en la Comunidad Lucana y entre los primeros cristianos/as les implicaba y señalaba estas consecuencias, de ahí que había de madurar y crecer la fe. En ellas se contiene y se expresan unas señales de la forma de vivir ese estilo de vida y ese proyecto de sociedad que ya se empezaba a delinear desde el capítulo 1 del evangelio con las aclaraciones en torno del nombre de Juan y del nombre de Jesús en el capítulo 2 (esos nombres representaban las rupturas ya anunciadas y la novedades de la presencia y acción de Dios)… de ahí se desprende el ¿qué debemos hacer? que ya se ha descrito en texto anterior – compartir, justicia y solidaridad es lo que ha hablado el texto en todo el capítulo 3 del evangelio lucano como ya se ha escrito y como se resaltará más adelante en los versos que son centro de énfasis y enseñanza dentro de la narración.

 

No olvidar que todas estas aproximaciones al sentido e intencionalidad en torno del bautismo representan una sola realidad, no es posible separarlas, no se pueden asumir cada una por separado para la vida… aquí se separan solamente con motivo de la explicación, pero no puede hacerse así para la vida de la fe, la vida del/la bautizado/a… este es un camino que va preparando el evangelista para llevar a la revelación central en Jesús el reino de Dios, ahí el camino del/la discípulo/a.

 

 

2. Acercamiento Contextual – Literario

 

Así como se ha sugerido e insistido en la necesidad de leer los textos correspondientes a los domingos II y III de adviento escritos para los pasados días 9 y 16 de diciembre en relación con el acercamiento contextual, ahora se hace lo mismo para hacer un acercamiento contextual – literario, pues todo el capítulo 3 es una unidad narrativa que cumple una función de introducción y de desarrollo de contenido, al mismo tiempo, como ya se explicó antes.

 

No olvidar mirar y seguir el texto traducido y organizado estructuralmente que va en archivo adjunto como guía y orientación para comprender los aportes que siguen:

 

– En una mirada estructural sobre el texto se descubre que hay varios versos que marcan el mensaje central que es el desarrollado en el interior de la narración:

v. 6 «Y toda carne verá la Salvación de Dios.»

v. 18 «Así, con otras muchas y variadas exhortaciones, anunciaba la Buena Nueva al pueblo.»

v. 15 – … y caminaban especulando en sus corazones acerca de Juan, si tal vez él sería el Cristo

v. 22 « Tú eres mi hijo el amado; en ti tuve complacencia. »

 

El relato del capítulo 3 está organizado de tal manera que va como en un in crescendo en expectativa y en revelación: “Toda carne verá la salvación de Dios” es lo que anuncia al abrir el capítulo y en el culmen de la narración presenta a Jesús: “Tú eres mi hijo el amado; en ti tuve complacencia”… ahí está la Buena Noticia, ahí está el Cristo… no olvidar, eso sí, que no podemos quedarnos en una mirada etérea sobre un Jesús individual y trascendente… Él representa un proyecto, un estilo de vida, un camino de transformación del estilo de vida y de sociedad, en él está el horizonte de sentido de la vida de cara a la transformación de las realidades personales, relacionales entre las personas, en las relaciones con el medio y de las relaciones con Dios tal y como se ha recordado en el sentido del bautismo.

 

–  La práctica de la justicia desde la conversión personal (como conversión de la mentalidad, liberación de formas religiosas alienantes y reduccionistas – centradas fundamentalmente en el culto y la alabanza sin proyección en la transformación de la realidad del entorno –), así se puede resumir el tema fundamental de la predicación de Juan. Este perfil de contenido de la predicación parece responder a los rasgos propios del Mesías, por lo que el pueblo está a la expectativa, preguntándose si no sería Juan el Mesías (v. 15)

 

De esta manera el evangelista abre la expectativa en torno del sentido de Mesías. Hemos de tener en cuenta que en todas las religiones conocidas hay esperanza en una figura similar a la del Mesías, así que para el contexto de las gentes mediterráneas del siglo primero es también una figura generadora de esperanza… así entonces, el evangelio prepara a la Comunidad para cultivar su mirada y comprensión en torno de la figura del Mesías… de ahí el centro y culmen del relato:

v. 22 « Tú eres mi hijo el amado; en ti tuve complacencia. »

 

·         Aquí también hemos de retomar los aportes que en otras ocasiones se ha hecho acerca del Hijo… nótese que en los versos siguientes (vv. 23 – 38) el relato se centra en una genealogía que se centra en el Hijo. Ser Hijo/a tiene un desarrollo en toda la teología bíblica, aquí apenas recordamos alguna clave.

 

Para la tradición bíblica lo fundamental del ser hijo/a está en conocer el proyecto del Padre/Madre, asumir ese proyecto, es decir, hacerlo suyo, identificarse con él (lo cual implica no solamente buscar en lo que me parece bien o en lo que estoy de acuerdo, sino asumirlo todo sin reparo) y dedicar la vida a hacer realidad ese proyecto… ese es el verdadero hijo/a, ese es el que es esperado y buscado por Abraham y Sara, ese es el esperado por Ana y Elcaná, ese es el esperado por Manóaj y su mujer (de quien no aparece nunca su nombre)… ese es el esperado por Isabel y Zacarías … … … Pero que para el evangelista y la comunidad lucana es El Hijo encarnado el anunciado como El Mesías por el ángel a María y presentado a partir de la figura representativa del bautismo en la cultura e imaginario religioso mediterráneo del siglo I d.C.

 

·         Hay una novedad en la presentación de Jesús desde la figura representativa del bautismo de Juan (cfr. v. 21). No hay un bautismo especial para él, corresponde a un bautismo común que se realiza para el resto del pueblo, señal de solidaridad con quienes están en búsqueda y hacen ruptura con las tradiciones antiguas… pero desde ahí, desde ese sentido originario (como se presenta en el acercamiento contextual) el evangelio avanza para ofrecer ahora un bautismo desde el Espíritu Santo (vv. 16d y 22a) un bautismo que se convierte en epifanía, este el bautismo de Jesús, es decir, de presentación, de mostrarse según el plan y el proyecto de Dios desde el cual en adelante se desarrollará todo el evangelio.

 

·         El Mesías, el sentido de ese mesianismo, la intencionalidad y las implicaciones y consecuencias de este mesianismo en Jesús es lo que se irá mostrando a lo largo del evangelio… es lo que se presenta a la Comunidad para reconocer en Jesús, pero no para quedarse en la contemplación de ese Jesús, sino para que a partir de éste cada uno/a en la Comunidad y desde la Comunidad asuma y vivía un bautismo de epifanía… de ahí el proceso de iniciación desde una conversión que hace salir de sí para hacer Comunidad para que así, en comunión, se realicen las transformaciones que llevan a Dios en el discipulado de Jesús.

 

– Algunas claves de la representación simbólica que están contenidas en la narración y que complementan y enriquecen los sentidos de novedad que aparecen en el evangelio y que serán base para los desarrollos posteriores en la formación, reflexión, proyección de la Comunidad:

 

·         v. 22b – La Paloma, como en el relato del Gen. 8, 8 – 12 representa la Esperanza y la Señal del cumplimiento de las Promesas y de la realización del nuevo mundo, de la nueva vida nacida desde la Palabra… así entonces se puede decir que la Paloma representa a la Comunidad… pues ahí está el auténtico espíritu, el don de Dios.

 

·         v. 16d Espíritu Santo y fuego, en la Biblia el Espíritu Santo representa la voluntad de Dios, su proyecto, su plan de Salvación, ahí está la fuente de la inspiración que brota del amor… asimismo, el fuego, unido al espíritu, representa no sólo la purificación, aquello que el fuego purifica, sino que representa el juicio de Dios. De donde así como el fuego distingue lo que se quema de lo que no se quema para que permanezca lo que no se quema; el fuego forma en el hombre y en la mujer su corazón y su conciencia de donde brotan el sentido e intencionalidad de sus obras y sus prácticas.

 

 

3. Acercamiento Teológico – Pastoral – de Actualización

 

Para ser concretos en esta oportunidad, me refiero a una reflexión en torno del bautismo… el evangelio nos ha de acompañar en meditaciones y en prácticas nuevas en torno del sentido y de la vida del bautismo.

 

Somos invitados a hacer de la experiencia del Bautismo una Catequesis en la vida, desde la vida y de proyección al mundo a la realidad, al entorno… Catequesis como proceso de crecimiento y de profundización que vaya más allá de lo puramente personal, del culto y los sacramentos… un proceso que permita ir creciendo en la fe y en la expresión – proyección de ésta. Hemos de ir pasando y creciendo en este proceso, así que podemos plantear diversos escenarios y prácticas en las que hoy se mira y realiza el bautismo, y desde éstos, podemos mirar un camino de crecimiento y de profundización:

 

·         Unas personas que creen, rezan y, de vez en cuando, “asisten” a los sacramentos.

·         Unas personas que se animan a participar en un grupo u organización que se reúnen para rezar y algunas otras actividades (generalmente un día a la semana).

·         Unas personas que consagran su vida desde una fuente religiosa y en comunidad y se proyectan desde su servicio personal

·         Unas Comunidades constituidas por personas que conscientemente asumen el bautismo, asumen su ser de Hijos/as, y en conjunto caminan de cara al Proyecto de Dios en seguimiento discipular de Jesús para desde ese caminar generar procesos de transformación personal, de la realidad, del entorno, de las relaciones con el medio en reverencia de la Creación, para, desde ahí, propiciar escenarios y prácticas nuevas de una fe que instituye un estilo de vida y unas fuentes de sentido e intencionalidad en la construcción de la sociedad que se fundan en la justicia según el amor de Dios.

 

“Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca desaparecen”

Proverbio de la étnia Congo

Esto nos hace “comunión de los santos”, nos hace Iglesia, nos hace Hijos/as de Dios.

 

 

Renuevo mi confianza en la oración que nos une, nos aclara en las fuentes del proyecto de Dios en Jesús y nos anima a ser solidarios, a vivir haciendo el bien los unos a los otros/as y, por el bautismo, nos constituye en comunidades que trabajan por transformar a las personas, al entorno, a la realidad, a las relaciones con el medio desde la perspectiva reverencial de la Creación y las relaciones con el mismo Dios.

 

Por ello mi abrazo de recuerdo y de cariño que renuevo cada semana

Unidos en Jesús y en María; unidos en Jesús que es Señor de la Vida y en María que nos enseña a caminar discipularmente en seguimiento de Jesús.

Dios les guarde.

César

 

La práctica de la justicia desde la conversión personal (como conversión de la mentalidad, liberación de formas religiosas alienantes y reduccionistas – centradas fundamentalmente en el culto y la alabanza sin proyección en la transformación de la realidad del entorno –), así se puede resumir el tema fundamental de la predicación de Juan. Este perfil de contenido de la predicación parece responder a los rasgos propios del Mesías, por lo que el pueblo está a la expectativa, preguntándose si no sería Juan el Mesías (v. 15)

 

Notas Humanas y Divinas. Dirige Leiner Castaño García cssr, todos los domingos a partir de las 6:00 a.m. en RCN radio 93.9 F.M. o por internet en www.rcnradio.com (http://www.rcnradio.com/content/notas-humanas-y-divinas)

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents