Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Dans ce blog, il sera question de publier toutes les réflexions, articles, commentaires et opinions à caractère socio-économiques, politiques, culturels et religieux.


En el sentido de vida por el cual vivimos y luchamos se revela el Reino de Dios

Publié par Gabriel MANZUKULA Mjrrdcongo sur 12 Décembre 2013, 12:13pm

Catégories : #Bible et Reflexion

Saludo fraterno para todas y todos, saludo de alegría al empezar el adviento y el nuevo año litúrgico… saludo solidario con el caminar discipular en el seguimiento de Jesús que en este tiempo nos invita a estar “vigilantes”, según la clave bíblica...

 

Para empezar este año litúrgico, una nueva mirada de reflexión de la fe… he vivido una pequeña, pero significativa experiencia, de la cual doy gracias a Dios… compartí algo de la celebración de los 25 años de la Fundación Eudes: una mirada y una experiencia de fe sobre el VIH/sida desde las personas que lo portan… sentidos de vida que se rehacen y paso de Dios en el caminar de Jesús… estas experiencias nos hacen “abrir los ojos” y, por ello, doy gracias a Dios… una mirada de esperanza, una certeza de presencia de Dios… una acción de Iglesia, aún en medio de la mirada sospechosa de algunas autoridades de la Iglesia… en este sentido asumo la experiencia como una puerta de entrada al nuevo año litúrgico y según el evangelio mateano, percibo una comunión inevitable…

Una expresión me resuena aún en mi interior: “hemos de ver el virus como una criatura de Dios” (Bernardo Vergara cjm), esto evidentemente hemos de ponerlo en su contexto y en su horizonte de sentido… pero de verdad que nos hace cambiar de lugar para ver la realidad, la vida y el caminar de fe…

Queda un reto, para la Fundación y para quienes nos vemos “obligados” a cambiar las posturas y los lugares de mirada, valoración y acción (sentido de vida)... integrar este caminar en perspectiva profética más allá de la dimensión personal, para hacerla integral: en la misma Iglesia, en la sociedad, en las relaciones ecoambientales y, desde luego, en las expresiones de las prácticas religiosas, en las liturgias y en el contraste de sentido de vida en medio de los “valores” de la sociedad de hoy.

 

Este año litúrgico lo Caminaremos, compartiremos y nos contrastaremos con la senda del evangelio según la narración de Mateo, así que iremos comentando aspectos contextuales, literarios, teológicos y algunas pistas hermenéuticas, de actualización y pastorales, según el caso, para no ser tan extensos en estos aportes que, repito una vez más, no buscan ser una homilía, sino apenas pistas de estudio para identificar algunas claves de comprensión de aquello que está presente en el texto, siguiendo un método Latinoamericano y del Caribe para el estudio bíblico y, desde ahí, reflexionar, animar, orientar, contrastar, orar personal y comunitariamente de cara al vivir y actuar cristiano hoy (en principios de vida, intereses presentes en el proyecto de Dios, sentidos e intencionalidades en las prácticas concretas de los procesos personales, comunitarios, eclesiales, sociales y ecoambientales de los que hacemos parte) según el evangelio de cada domingo.

 

De otro lado, es esencial reconocer que este camino de conversión que habla de las comunidades de esa época se realiza en medio de una persecución inicialmente hecha por las nuevas autoridades judías contra los seguidores del camino o nazarenos como se conoció a los primeros cristianos (es el año 80 o 90 d.C. aproximadamente). Así, la segunda generación de cristianos se ve urgida de encontrar fundamentos que le ayuden a sostenerse y continuar un camino de transformación que no será fácil y les implicará abandonar muchas tradiciones para ser coherentes con la novedad de Jesús Resucitado, el Mesías de Dios… cuanto más será referente este evangelio para nuestra propia revisión de vida y acompañamiento en el caminar de fe, lo que implica y exige de las transformaciones de la realidad y del entorno, de nuestras prácticas religiosas, celebraciones litúrgicas y comprensiones de la misma fe.

 

El relato con el que la Iglesia nos propone empezar a acercarnos al evangelio Mateano es 24, 37 – 44, aquí algunos aportes para su estudio, veamos…

 

 

1. Acercamiento Contextual

 

– Ubiquémonos en Siria, norte de la Palestina (país de Jesús), aproximadamente años 80 – 85 d.C., allí se encuentran establecidas las comunidades cristianas que hacen su proceso de reflexión y fundamentación de la fe en Jesús… comunidades de personas en su mayoría de origen judaíta que han roto con el Templo y las autoridades de Jerusalén; que tienen una mentalidad y tradiciones fundadas en el horizonte epistemológico del pueblo de Israel (por tanto en la espera de la llegada del Mesías); comunidades en medio de una persecución ejercido desde las sinagogas donde se ha impuesto el naciente judaísmo oficial (rabínico) a partir de las reformas impulsadas desde la academia de Jamnia… persecución que les genera inestabilidad económica, política, social, cultural y, por supuesto, religiosa, en clave de sentido de vida, sentido de realización, de justicia, de felicidad, de salvación… de ahí la necesidad de fundamentar la adhesión y seguimiento de Jesús… en últimas buscan razones desde donde comprender, justificar, acompañar y animar la propuesta de fe que revela a Jesús como el Mesías esperado y de cuyo proyecto se constituye una comunidad que tiene unas concepciones y prácticas que rompen con la tradición religiosa de ese momento según el contexto de su época, pero que pone en horizonte de fidelidad la voluntad de Dios.

 

Es necesario conocer, pensar y comprender las implicaciones y consecuencias surgidas a partir de las condiciones de vida que se viven en medio de la persecución y expulsión de las sinagogas, pues, en aquella época, los judaítas vivían en sectores propios, aislados del resto de la población en las ciudades dada las características de sus tradiciones religiosas y culturales (fundada en una mentalidad de pureza que les hacía tomar distancia del resto del mundo para no contaminarse, un sistema religioso representado en Pureza/Santidad); de otro lado, es bueno recordar que a través de las sinagogas, para todos/as los /as judaítas, era que se establecían los contactos para la acogida, para el comercio, para la organización y vida en medio de una sociedad que los desprecia y aísla (así como ellos lo hacen con el resto de la sociedad)… así que en medio de esta realidad, el ser expulsados de la sinagoga implicaba y significaba ser expulsados del “barrio” o sector propio de los judíos, pero, al mismo tiempo, vivir la circunstancia de no ser aceptados en el resto de las ciudades y poblaciones justamente por su condición cultural de judaítas…

 

– De otro lado, también es necesario ponernos delante de otro fenómeno y circunstancia que se vivió en las comunidades cristianas de finales del siglo primero y que parece revelarse detrás del texto que se lee este domingo, Pagola (2010) describe así la situación:

Las primeras generaciones cristianas se vieron muy pronto obligadas a plantearse una cuestión decisiva. La venida de Cristo resucitado (parusía) se retrasaba más de lo que habían pensado en un comienzo. La espera se les hacía larga. ¿Cómo mantener viva la esperanza? ¿Cómo no caer en la frustración, el cansancio o el desaliento?

En los evangelios encontramos diversas exhortaciones, parábolas y llamadas que sólo tienen un objetivo: mantener viva la responsabilidad de las comunidades cristianas.

 

En medio de la mentalidad apocalíptica existente (ver aportes anteriores), de ella va apareciendo una expectativa: que la intervención de Dios para la transformación de la realidad fuera inminente. Y para muchos/as cristianos/as se hizo ésta, una expectativa para realizarse con prontitud, así que, al tiempo que se fortalece el horizonte religioso pertinente en que ha de ubicarse la fe de los/as primeros/as cristianos/as, también debieron establecer una propuesta pedagógica que respondiera a la inquietud por la inminencia de la parusía… sin duda, esto también está en juego detrás del relato que se lee este domingo… Ah…no dejar de lado el pensar dadas las condiciones y circunstancias de señalamiento, exclusión y persecución que se estaban viviendo, de las cuales se engendra inestabilidad para la vida, para las posibilidades de supervivencia (bienes para sostenerse como personas y como comunidad)… ellas cuestionan la esperanza y la fidelidad; cuestionan las certezas y las opciones con las que se asumen la vida y el seguimiento de Jesús…

 

Desde ellas, en medio de una sociedad inmediatista y utilitarista como la nuestra, actual, la fidelidad en la espera, la esperanza en el caminar aún en medio de la incertidumbre; la confianza en la acción transformante y transformadora de Dios, todas ellas son enseñanzas claves para el hoy…

 

2. Acercamiento Literario – Contextual

 

Estamos frente a un relato paralelo al narrado en los otros evangelios sinópticos, sin embargo, con notorios cambios centrados básicamente en la simbólica judaíta de la tradición de Israel, en cuanto que este evangelio se dirige principalmente a una Comunidad compuesta por gentes venidas de la tradición judaíta palestinense.

 

Empezar el año litúrgico con esta lectura es como un empezar por el final de la historia, pero sin duda corresponde a la perspectiva desde dónde están escritos los evangelios que originalmente se empezaron a escribir por el final, es decir: la Resurrección que deviene del reconocer la vida, pasión y muerte de Jesús… y este “discurso” forma parte de una colección más amplia de enseñanza – mensaje que habla del sentido de la vida en medio de la crisis y el conflicto… por tanto, no es una reflexión descontextualizada de la importancia del sentido de la vida (pues a veces se escuchan lindos discursos sobre el sentido de la vida pero que para nada tienen en cuenta las condiciones, circunstancias, conflictos, avances, contrastes, etc. que viven las personas, las comunidades cristianas en lo concreto de su existencia de hoy. Veamos algunas pistas desde un acercamiento literario:

 

Este texto corresponde a una parte de la quinta colección doctrinal que se empieza en 24, 1. Y concluye en 25, 46. El capítulo 26 empieza diciendo: “Cuando hubo acabado todas estas palabras, Jesús dijo a sus discípulos…” con lo cual se deja claramente demarcado el final de esta parte. Invito a seguir el relato en el texto traducido y organizado en perspectiva estructural en el archivo adjunto que está en este mismo correo…

 

– El lenguaje apocalíptico es la marca fundamental de esta quinta colección… Recordemos que hablar de apocalíptica No es hablar del futuro y menos del fin del mundo… es una lectura del presente, como ya se escribió en domingos anteriores, hay un juicio a lo que está sucediendo en ese momento; y no cualquier juicio, ahí se esconde un juicio político a las autoridades que han instaurado un proyecto de vida y de sociedad distintas al Plan de Dios… y, al mismo tiempo, es un camino de resistencia y esperanza con la que se invita a las personas y a la Comunidad Mateana a mantenerse fiel, pese a las circunstancias que viven y en la prolongación de la espera de la Parusía (segunda venida de Jesús).

 

– Hay una afirmación que marca toda esta quinta colección doctrinal: “Por esto, también ustedes lleguen a estar preparados, pues a la hora en que menos piensen,

el Hijo del hombre viene” (v. 44, cfr. vv. 37, 39 b y 42) – es el centro de toda esta narración doctrinal; nadie sabe el día y la hora. Hay detrás de esta afirmación varias problemáticas e intereses que afectaban a la comunidad de entonces: ¿Cuándo es la segunda venida del Señor?, pero esta pregunta no se hacía el en marco del temor, o del final del mundo, sino se hace en la esperanza del restablecimiento de la justicia, la justicia de Dios, se hace, también, en medio de unas circunstancias de crisis, como ya se han anotado. ¿Qué es necesario revisar y transformar de la vida, de las experiencias, las prácticas, la liturgia para ser explícita y coherente con el Mesías?... esto implicaba cambiar convicciones tradicionales de las existentes entre los grupos religiosos judaítas y las preservadas por las autoridades del Templo de Jerusalén… y eso que se cambiaba de las tradiciones, costumbres, comprensiones, sentidos e intencionalidades ¿Cómo es fidelidad a Dios?... ¿Cómo comprender y asumir la persecución que se realiza contra las comunidades cristianas por causa de aceptar a Jesús como el Mesías de Dios?

 

– El tema central de la reflexión es: el sentido de la vida a partir de la llegada del Hijo del Hombre; de ahí que hay que estar en “vela” y “preparados”… pero no es un tema planteado en abstracto… menos, en la pretensión de una reflexión (filosófica) de carácter universal y perenne (como las que se acostumbra en ciertas teologías y en ciertas doctrinas magisteriales)… aquí hay que recordar constantemente los contextos enunciados más arriba y que orientan el sentido de la enseñanza/mensaje de la reflexión de la Comunidad Mateana; de ahí, nosotros/as, hoy, hemos aprender a hacer nuestra propia reflexión… como hermenéutica, como actualización, como proyección pastoral del texto.

 

Una mirada a la estructura del relato no da cuenta que:

vv. 37 – 39 – Muestran que se está en continuidad de un texto más amplio, es decir, hay que leer todo el relato de la llamada “quinta colección doctrinal” como ya se indicó… por tanto en este texto no hay una introducción propiamente dicha, se está en medio de una enseñanza que hace un buen rato ha empezado… lo que sí deja bien claro es que la enseñanza gira en torno de la “venida del Hijo del Hombre”… ¿pero, qué es lo que dice acerca de esto?, ¿Cuál su enseñanza?

 

En este texto hay tres maneras de presentar el tema del sentido de la vida a partir de la llegada del Hijo del Hombre:

· la tradición de Noé (v. 37 – 39 a);

· la desaparición de un hombre y una mujer (v 39 b – 41);

· y la llegada del ladrón y el cuidado de la casa (v. 43).

El “Velar” del v. 42 es el centro que nuevamente se recoge en la conclusión del v. 44 con el “estar preparados”.

 

Detrás de la enseñanza/mensaje en torno del sentido de la vida, se esconde un cambio de perspectiva, y hasta de interés temático… los discípulos ya le habían preguntado a Jesús cuándo, en qué momento tendría lugar su regreso y del fin del mundo (Mt 24,3), lo cual revela un interés de la Comunidad y una problemática en ella (como ya se dijo es la crisis por la parusía); Jesús les responde que hay que estar vigilantes porque no se sabe la hora. De ahí nace la ilustración con los tres ejemplos:

·   Retoma el relato del diluvio que se había anunciado ya con Noé, pero, sobre los que no creyeron, el diluvio vino de improviso y los que no estaban preparados murieron bajo las aguas... los que vivían distraídos se ahogaron…

·   Los dos hombres y las dos mujeres (vv. 40 – 41) indica que aunque se haga lo mismo que otros, eso no garantiza el ser “tomados” (nos recuerda el “ser arrebatados” como lo acontecido con el profeta Elías)… este ejemplo es una crítica al sistema moralista de comportamientos repetitivos y no conscientes que se promovían desde el templo (y aún hoy en ciertos escenarios religiosos y sociales), así que no se trata que se haga lo mismo que otros/as para alcanzar las promesas de la esperanza, lo esencial es el “estar preparados” (v. 44a)

Vale anotar algunas reflexiones adicionales para esta figura simbólica que parece la más extraña en el relato:

Pareciera un secuestro la segunda imagen narrativa, hablar que uno desaparece y otro no… aquí es significativo que no hay rastro de cómo, cuándo se lo/a llevan, pareciera que no hay razón, pues no dice por qué se llevan a cada uno/a… es un silencio elocuente, un silencio que habla, que grita… y una interpretación posible tiene que ver en el “sentido del quehacer” de cada personaje; pues, aparentemente cada uno/a hace el mismo trabajo del/la otro/a que no se llevan; pero el contexto redaccional del relato pareciera mostrar dónde está la diferencia, y esa diferencia se enmarca en el sentido, la intencionalidad con la que  hacen su tarea… el/la que es llevado/a pareciera ser el que resistió en la esperanza como Noé y vigiló como el dueño de casa de la siguiente figura simbólica en el relato, y esa vigilancia tiene que ver con la expectación de la justicia… pues todo el relato conduce a preparar la llegada de un relato posterior que revela el sentido general de esta colección doctrinal: “¿Señor cuando tuviste hambre y te dimos de comer…” (Mt. 25, 31 – 45)

· La actitud del vigilar del amo de la casa muestra certeza e incertidumbre a la vez, pero lo central está en lograr mantener la casa… representa la actitud de fidelidad de quienes asumen el “cuidado” en la realización del reino…

– Como una conclusión de la revisión estructural del texto se puede identificar la siguiente clave de enseñanza/mensaje en el texto:

Conocer – hora/día – venir – Hijo del Hombre – Velar – Preparados…

·   La clave de la comprensión no está dada por la perspectiva racional de Cuando o del Cómo…

·   La clave de comprensión está dada en el Sentido de la Vida, el Para qué, en medio de las circunstancias de conflicto; en medio de condiciones de crisis de fe.. .así entonces, es un llamado a no perder el horizonte de sentido, en contemplar al “Hijo del Hombre”, que si bien es Jesús, también “Hijo del Hombre” es cada uno/a que asume la vida según el plan de Dios, y no lo abandona pese a las condiciones y circunstancias en las que lo ha de asumir, con las implicaciones y consecuencias que de ahí deriven (fidelidad)… no es un adaptarse a las circunstancias, es un entrar en conflicto conservando la fidelidad…

·   Así, el conocer, que es la palabra más repetida en el texto, indica aprender a hacer discernimiento… esta es la clave… mediación de la re-flexión, mediación de la contemplación, mediación de las prácticas religiosas y de las prácticas litúrgicas/cúlticas.

– Vigilar, estar preparados/as, en la Biblia hace referencia al cuidado y atención. En la tradición bíblica el vigilar representa:

·   la cercanía fraterna, el compromiso de amor que hace surgir relaciones en armonía y equidad;

·   en perspectiva de cuidado, el vigilar sugiere espacio de cuidado y sanación;

·   en perspectiva profética, vigilar es buscar la paz y la justicia, defender al huérfano y a la viuda;

sin embargo, en la cultura hoy es una palabra cargada de valoración negativa, se asocia al controlar o dominar, hasta llegar a representar miedo, culpa y castigo, sin duda, algo muy distinto al sentido original…

 

– La crisis por la espera de la parusía (como sentido de vida) ha de asumirse en clave de acción de gracias, y, por lo mismo, posibilidad de gozar la certeza del camino que se anda para hacer realidad el reino… es la invitación a estar alegres por el caminar que se realiza… alegres, disfrutando/celebrando cada paso el hacer a tarea que corresponde en cada momento histórico… no simplemente soñar y esperar que sea inmediata la llegada del final, la meta ya y en esta hora…

 

Así el relato busca presentar la venida del Señor como motivo de confianza y de paz, una venida que se concreta y se hace realidad en el “saber” (sabiduría) que cada hora es una ocasión para amar a quienes nos rodean, amar la creación toda, y en ella, expresar el amor a Dios, un Dios que en cada instante hace su llamada de formas múltiples y variadas. Es la paz que genera el hacer la justicia según el amor de Dios… así la parusía no es un momento determinado, sino que también es un camino y se hace bien para el corazón de quienes esperamos, de ahí la invitación a gozar el camino.

 

3. Acercamiento Teológico – Pastoral – de Actualización

 

– Hemos de recordar el relato de Noé que es un texto de Resistencia contra una ideología del poder que buscaba someter y dominar la conciencia y la voluntad del pueblo; aquí hemos de recordar en el relato del diluvio una fuente de liberación que ya ha realizado el Dios de Israel (frente a la ideología babilónica fundada en el dios Marduk que con el poder de las aguas dominaba la vida, la historia a partir del sometimiento de la población en sus imaginarios y en sus esperanzas… frente a esta acción en la época del exilio Israel crea un relato paralelo centrado en la acción del Dios Jahweh que deshace el poder del dominio de las aguas. Ya no hay temor, nada puede acabar con el pueblo de Dios… acción liberadora que se actualiza en la comunidad Mateana en medio de la persecución); al mismo tiempo, este texto pone en guardia ante los cambios que se hace necesario hacer en el nombre del Mesías y que serán protegidos por Dios mismo como lo hizo con Noé, así no hay temor. Pero hay que obedecer como Noé para que no llegue de improviso una destrucción, aniquilamiento.

 

– Un tema común a las tres imágenes ejemplares de este texto es lo “inesperado”… ahí la confianza y la esperanza en Dios, que es propio de la apocalíptica; no es un juicio para el temor, la venganza, el castigo… Entonces trabajar por lo diferente y esperar que sea el momento oportuno, sin saber cuándo va a pasar.

Hoy soñamos con muchos cambios, y pensamos que alcanzar muchos de éstos exige y requiere el cambio de mentalidades entre los/as creyentes (así como lo anuncia el evangelio) pero sin duda que esto puede tardar muchos años, hasta siglos, sin embargo, hemos de hacer la parte de la tarea que nos corresponde y el buen Dios dispondrá que suceda cuando sea oportuno el cambio de la mentalidad… cambio de los imaginarios de representación religiosa y teológica en el común de las gentes (y de sus autoridades)… cambio en la comprensión y actitud frente a la creación, el planeta y las políticas de estado y gobierno… cambio en la realidad de la vida personal, del entorno para instaurar la justicia según el amor de Dios…

 

 Una mirada sobre la hermenéutica y puesta en horizonte de práctica del mensaje y enseñanza del texto puede conducirnos a pensar en aspectos como los siguientes:

·   El contexto de la época estaba marcado por la expectativa de llegada del reino, había que estar atentos y vigilantes, pero esa actitud no suponía abandonar el quehacer y “ponerse a rezar para que le perdonaran los pecados”, no. Lo fundamental era hacer las cosas según la voluntad de Dios, ahí estaba la esperanza, ahí estaba el estar dispuestos y preparados…

·   Así también el trabajo de un/a cristiano/a, en cualquier escenario de la vida, de la sociedad, su trabajo ha de ser de tanta calidad como el de los/as demás, no hay diferencia, sin embargo, el sentido con el que se realiza, la intencionalidad con la cual se marca el actuar sí tiene una diferencia (hacer presente el reino de Dios, ofrecer su acción al servicio de la humanización y de un mundo mejor según los planes de Dios)… “Sólo aquellos que vivan conforme a Cristo, ya en esta vida, serán arrancados para la vida eterna” (Mns. Romero)

– Mirando el texto en la perspectiva de contraste con la experiencia de fe nuestra de hoy y recogiendo aportes del acercamiento literario podemos leer, orar, confrontar nuestro presente, de lo que vivimos y de cómo hacemos y para qué hacemos lo que estamos haciendo… con lo que trabajamos, construimos, luchamos ¿estaremos haciendo que el reino llegue? O, también podemos preguntarnos: ¿trabajamos para otro proyecto de sociedad, otro proyecto de vida, con intereses y criterios diferentes a los actuales de la sociedad vigente e impuesta?, ¿Con lo que hacemos y como lo hacemos se concreta y se hace presente el reino de Dios?... Es una manera de orientar para el futuro con la conciencia de hacia dónde se quiere ir.

“Pero un misterio que lo podemos resolver a nuestro favor, comenzando ya este Adviento, preparación de la Navidad, llamamiento de penitencia, a convertirnos a Cristo, a revestirnos de Cristo, y poco importan, hermanos, las consideraciones humanas, cuando en las conciencias profundas se lleva la alegría de estar tratando de serle fiel a Cristo el Salvador.” (Mns Romero)

 

Para concluir esta larga iniciación del año litúrgico y principio de lectura del Evangelio de Mateo, además de ofrecer una disculpa por lo extenso… quiero invitar a compartir, a construir en conjunto en sus comunidades una reflexión, profundización y puesta en práctica de la verdad de fe que brota de esta Palabra…

 por transformarnos en mejores seres humanos, transformar el entorno,  la realidad, a las relaciones con el medio desde la perspectiva reverencial de la Creación en justicia y según el amor de Dios y transformar las relaciones con el mismo Dios.


Renuevo mi confianza en la oración que nos une, nos aclara en las fuentes del proyecto de Dios en Jesús y nos anima a ser solidarios, a vivir haciendo el bien los unos a los otros/as y, por el bautismo, nos constituye en comunidades que trabajamos por transformarnos en mejores seres humanos, transformar el entorno,  la realidad, a las relaciones con el medio desde la perspectiva reverencial de la Creación en justicia y según el amor de Dios y transformar las relaciones con el mismo Dios. 

Por ello mi abrazo de recuerdo y de cariño que renuevo cada semana

Unidos en Jesús y en María; en Jesús que es Señor de la Vida y en María que nos enseña a caminar discipularmente en seguimiento de Jesús.

Dios les guarde.

 

César

 

Notas Humanas y Divinas. Dirige Leiner Castaño García cssr, todos los domingos a partir de las 6:00 a.m. en RCN radio 93.9 F.M. o por internet en www.rcnradio.com, ir al link de programas, allí aparecen las fotos de todos los productores (http://www.rcnradio.com/programa/notas-humanas-y-divinas/notas-humanas-y-divinas)


Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents