Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Dans ce blog, il sera question de publier toutes les réflexions, articles, commentaires et opinions à caractère socio-économiques, politiques, culturels et religieux.


Pentecostés - “El Espíritu de la Verdad fortalece en la resistencia para ponernos delante del mundo”

Publié par Gabriel MANZUKULA Mjrrdcongo sur 15 Juin 2012, 07:13am

Catégories : #Actualite

Saludo fraterno para todas y todos, saludo en medio de estas fiestas que celebramos en la liturgia como confirmación del ministerio de las Comunidades Cristianas, comunidades eclesiales, lugar del paso de Dios en la presencia del Resucitado: Ascensión, Pentecostés y Corpus Christi.

 

Les escribo en medio de la alegría por el Encuentro Latinoamericano de la Revista RIBLA y el esperado retomar el camino en red de biblistas que hemos hecho opción por un caminar Latinoamericano y Caribe y por la expresión de gratitud con todos/as nuestros/as maestros/as en quienes reconocemos nuestra formación de biblistas y paso de Dios en medio nuestro y del continente.

 

También alegría y esperanza por el próximo encuentro con seminaristas y comunidades cristianas en Villavicencio, reencuentro con compañeros/as y hermanos/as en la caminada, especialmente de la familia monfortiana, y en la JPIC. De igual manera por el esperado compartir con religiosas/os de la misma ciudad. Y les escribo en gratitud por los comentarios, aportes y discusiones que algunos plantearon a partir del escrito para el estudio del evangelio del domingo anterior, espero disponer de un tiempo para responder a algunas de sus inquietudes.

 

Confieso que en medio de la alegría por esta fiesta de Pentecostés, sin embargo, como biblista tengo un sabor amargo por el evangelio de este domingo (Jn. 15, 26 – 27. 16, 12 – 15) en cuanto que no lo encuentro pertinente como Pentecostés y menos como corte en dos secciones como las que se leen (muchos de ustedes conocen de mi predilección por el evangelio juaneo y de la dedicación al estudio de éste, pero no considero asertivo el que se proponga así el texto para celebrar Pentecostés). Es de anotar que para muchos hay confusión con el evangelio que se lee en esta fiesta pues suelen poner el evangelio del ciclo A, Jn 20.

 

En la elección de textos de evangelio como el de este domingo se nota que pesan más las claves de una doctrina centrada en la noción y el concepto (fuente de la razón lógica), y no una doctrina que atiende a la vida misma, a la enseñanza – aprendizaje – mensaje que se descubre en el caminar discipular de Jesús que hicieron ayer las comunidades desde las que se escribió el evangelio y el caminar que hacemos hoy como personas y como comunidad (fuente de una racionalidad experiencial).

 

 

1. Acercamiento Contextual

 

Aparte de los sentimientos y apreciaciones derivadas de la selección del texto, adentrémonos en algunos aportes para el estudio del evangelio que aparece en estas dos secciones: Jn. 15, 26 – 27 y 16, 12 – 15 que propiamente hay que mirarlos en sus contextos redaccionales más amplio como se verá más adelante.

 

– En un comentario anterior hice referencia a la unidad como “evangelio de la Comunidad” con la que se suele estudiar los capítulos 13 – 17; y éste como expresión de la Gloria de Dios.

 

De otro lado, no olvidar el contexto de persecución en el que se debate el caminar de la Comunidad escritora del evangelio (finales del siglo primero e inicio del siglo segundo de nuestra era)… persecución desatada primero desde las sinagogas (la academia de Jamnia) y, luego, la que empezó a realizar el imperio romano contra las comunidades cristianas en tiempos de Domiciano… pero también, hay que recordar la dinámica de “conflicto” en la que se desarrolla la experiencia de la misma Comunidad frente a otras comunidades cristianas, así como frente al “mundo” representado en el templo, sus tradiciones, las autoridades y Jerusalén… de donde la opción y decisión por la ruptura y separación forman parte de las causas de la persecución.

 

Así, este relato se enmarca en la re-flexión en torno de la identidad, perfil y semblanza de Comunidad Discipular de Jesús que asume y representa este colectivo llamado “Discípulo Amado” en medio de los conflictos y persecución que estas opciones y estilo de vida conllevan… Y es la tarea (catequesis) del percibir ese rostro de lo concreto que representa estos relatos en torno del comprenderse a sí misma como Comunidad Discipular de Jesús la que se desarrolla en esta zaga del evangelio, y en ello hemos de centrarnos.

 

– Mirando el conflicto con el “mundo” que les rodea, hemos de observarlo más allá de las tradicionales valoraciones moralistas que se suele hacer al usar la palabra: “mundo”… es necesario no perder de vista que el estilo de vida que engendra y representa la Comunidad del Discípulo Amado está en abierta contradicción con los estilos de vida, la organización de la sociedad, los principios en las que se funda, las relaciones que establece (entre las personas, con el medio y con Dios mismo); pues la Vida fundada en la Justicia que nace del Amor propicia, genera y exige otros modelos de sociedad, de relaciones, de imaginarios simbólicos y de representación totalmente a los existentes en la época… en definitiva, el proyecto de la Comunidad es subversivo frente a Roma y frente al templo y Jerusalén, frente a las tradiciones religiosas y los fundamentos que existían en ese momento

 

Todo esto ha de ser un referente para evaluar y mirar el estilo de sociedad hoy vigente, el estilo de vida que ella encarna y engendra esa sociedad que se concreta en la política que sólo reconoce como válida una sola manera de organizar a los países en el mundo de hoy; en la economía que está centrada en el comercio; en la educación según el estado, la academia y las ciencias; en la cultura que acogen y expresan los medios de comunicación, etc., y ha de orientar la re-flexión acerca de nuestra identidad cristiana hoy, del perfil de Comunidad que somos, lo que representamos como estilo de vida y como aporte a la sociedad y al país… y, por tanto, ha de orientar las opciones y decisiones que como personas, como comunidad y como iglesia asumimos de cara al “mundo” y a nuestras propias formas de vida, a sus intereses, a sus sueños, a los imaginarios colectivos y simbólicas de representación; hemos de preguntarnos por la cercanía o no a la justicia según el amor de Dios a partir del caminar discipular mostrado por Jesús… y todo esto más allá de la sola representación religiosa – litúrgica – cultual como identidad de Comunidad y como fundamento de la fe.

 

 

2. Acercamiento Contextual – Literario

 

– Al acercarnos al texto que se lee este domingo lo primero que se descubre es que es una selección textual que corresponden a dos contextos narrativos y redaccionales diferentes, por tanto, no hablan de lo mismo así encontremos palabras afines entre los dos (para hacer el seguimiento de esta parte del aporte para el estudio del evangelio invito a mirar el archivo adjunto que contiene la traducción y organización estructural que hago del texto).

 

El capítulo 15 está dedicado a la reflexión en torno de la identidad de la Comunidad (de lo cual ya se hizo un aporte de estudio para los vv. 1 – 8) y desde este sentido a partir del v. 9 se establece una relación de contraste – conflicto con el “mundo” que representan el templo, Jerusalén y las tradiciones religiosas ahí existentes… quiere mostrar el evangelista que ellas en lugar de fidelidad, realmente representan odio al Padre/Madre Dios de Jesús (cfr. Jn. 11, 48 y contexto), que es odio porque rechazan la fe verdadera, aquella que hace que el estilo de vida (personal, comunitario, social y ecoambiental) y de modelo de sociedad estén orientadas y animadas por la Justicia según el amor de Dios… y esa religión que ellas representan realmente está cercana a aquellas expresiones religiosas que encubren la injusticia de los sistemas de sociedad y de estilo de vida contrarios al mandato de Dios y se encierran en una visión religiosa centrada en el culto, en la contemplación de un dios (Dios???) al que le interesa es que lo aman a él, le rindan culto, le presenten ofrendas, y le hagan oraciones (cfr. Mc. 2, 13 – 17… Os. 6, 6).

 

En este sentido ha de comprenderse el Espíritu de la Verdad que anuncia el evangelista.

 

Entre tanto, el capítulo 16 está dedicado al contraste – conflicto con el “mundo” que representa Roma y su proyecto de sociedad, los estilos de vida que esa sociedad proponía y las consecuencias de exclusión de muchos, de esclavitud en varios órdenes, de comercio que rompe con la debida responsabilidad sobre los/as hermanos/as y de estratificación entre personas que rompe la igualdad criatural delante de Dios… Pero también acoge y recoge a aquellas expresiones religiosas que hacen que en el nombre de Dios se mate, se persiga y se permita la injusticia y todo esto se oculte en el manto de la fidelidad de fe (cfr. 16, 1 – 2).

 

Los vv. 8 – 11 ponen ese marco de referencia para comprender el sentido y el papel del Espíritu de Verdad como contraste – conflicto con esas otras formas de sociedad, de estilo de vida y de prácticas religiosas que no se fundan en la justicia… por ello los vv. 12 – 15 concluyen que el Espíritu es el que revela la “Verdad toda”

 

Y la Gloria… que es el tema central de esta parte del evangelio, la gloria de Dios se concreta en hacer como Jesús, seguir a Jesús que es contrario a lo que se descubre en el mundo.

 

De ahí una voz crítica para con la sociedad y la religión imperante en ese momento y que permite comprender hoy, algunas de las razones por las cuales se inicia y se realiza la persecución contra las comunidades cristianas.

 

– Por todo lo anterior es que vale reconocer que el Espíritu que anuncia Jesús y del que habla la Comunidad del Discípulo Amado es aquel que les permite clarificar el sentido y la intencionalidad de lo que quiere Dios y, al mismo tiempo, llenarles de confianza, seguridad y certeza que Dios, el mismo Dios es quien protege, sostiene y juzga el valor y la justicia del caminar de las personas en la Comunidad por constituir y realizar el Proyecto de Jesús.

 

– Una anotación que vale la pena recordar al leer todo el texto y su contexto de este evangelio es la referencia al pecado… donde pecado, según el evangelista, es No Creer… no creer en Jesús, no reconocer el proyecto que encarna y engendra y las consecuencias que ellos representan en lo personal, en lo social, en lo ecoambiental… y por tanto, hace referencia al sentido del Creer que también se ha explicado en aportes de estudios anteriores.

 

Así, entonces, evitar las generalizaciones del pecado, las moralizaciones en sentimientos y en acciones que socialmente no son reconocidas… y sí centrar la mirada en el Creer como proyecto de Dios y pecado como alejarse de ese proyecto… de ahí nace una mirada de moral distinta a aquella de las prescripciones culturalmente impuestas.

 

 

3. Acercamiento Teológico – Pastoral – de Actualización

 

¿Cuándo decimos Creer… qué estamos diciendo?... ¿qué implicaciones y consecuencias para la vida personal, comunitaria, eclesial, social, ecoambiental representa?

 

¿Cuándo decimos que Creemos en Jesús… qué estamos diciendo?... ¿qué implicaciones y consecuencias para la vida personal, comunitaria, eclesial, social, ecoambiental representa?

 

– Estas dos preguntas son realmente una sola, y son a mi juicio, el marco de referencia para entrar a contrastar el evangelio de este domingo en relación con el Espíritu de la Verdad… ¿qué espíritu no anima en la fe?... ¿qué espiritualidad se desprende de las respuestas que demos?

 

Es bueno indagar, interrogar nuestras comprensiones y nuestras prácticas religiosas y sus implicaciones y consecuencias para la vida diaria, para nuestros proyectos de vida y para la organización y vida de la sociedad, del estado, del país… ¿detrás de todas ellas… cómo se percibe en contraste con lo que pone en conflicto – contraste el evangelista?

 

– Y para decir una palabra sobre Pentecostés, como verán por el estudio propuesto, este evangelio parece tener poco en común con lo que se suele presentar y hacer énfasis en las predicaciones, catequesis, reflexiones y explicaciones que se hacen en referencia a esta fiesta…

 

Tradicionalmente se hace una amalgama entre el relato original de Pentecostés en el libro de los Hechos, las cartas de Pablo sobre los dones y el cuarto evangelio… amalgama esa sí “libre” y provista de muchas apreciaciones personales de quien las diga… que se fortalecen por la sensibilidad que pueda generar en los oyentes… pero que en mucho no responde al contexto en que nacieron cada uno de estos relatos, y menos con los sentidos e intencionalidades de los/as escritores/as sagrados/as (y sus comunidades)… de ahí que las relaciones con los contextos de hoy, en la perspectiva de proponer contrastes de conflicto con nuestras propias prácticas y con las prácticas de sociedad y de estilos de vida hoy existentes, pareciera no tener cabida… y menos en la oración y comprensión de los dones como algo individual, etéreo, dirigido a los cielos y bastante aparte de la tierra y de la realidad.

 

Por ello, es que vale la pena volver sobre el relato original de Pentecostés en el libro de los hechos, ponerlo en el horizonte de toda la obra lucana y descubrir que Pentecostés representa la opción de quienes descubren que su religión tradicional no libera, ni salva, por ello, deciden asumir el proyecto de Jesús en el que descubren que hace unir a todas las lenguas (tener un proyecto común al servicio de los más pobres… y que trasforme la realidad, transforme a las personas, transforme las relaciones entre ellos/as)… y así, en unidad estar dispuestos/as a enfrentar a un mundo que no quiere reconocer la necesidad de esas transformaciones y prefiere quedarse acusando que están “borrachos”

 

Igual, dada la alegría, gratitud y enseñanzas que se desprenden de esta fiesta de Pentecostés, va mi saludo y deseo porque vivíamos una experiencia de Pentecostés en nosotros/as y en – desde nuestras comunidades…

 

 

Va mi abrazo sincero.

Va mi confianza en la oración que nos une y nos hace recordarnos los unos a los otros y otras…

Feliz Semana, para todas y todos…

 

Dios les guarde.

Unidos en Jesús y en María; unidos en Jesús que es Señor de la Vida y en María que nos enseña a caminar discipularmente en seguimiento de Jesús.

César

 

a partir del v. 9 se establece una relación de contraste – conflicto con el “mundo” que representan el templo, Jerusalén y las tradiciones religiosas ahí existentes… quiere mostrar el evangelista que ellas en lugar de fidelidad, realmente representan odio al Padre/Madre Dios de Jesús (cfr. Jn. 11, 48 y contexto), que es odio porque rechazan la fe verdadera, aquella que hace que el estilo de vida (personal, comunitario, social y ecoambiental) y de modelo de sociedad estén orientadas y animadas por la Justicia según el amor de Dios… y esa religión que ellas representan realmente está cercana a aquellas expresiones religiosas que encubren la injusticia de los sistemas de sociedad y de estilo de vida contrarios al mandato de Dios y se encierran en una visión religiosa centrada en el culto, en la contemplación de un dios (Dios???) al que le interesa es que lo aman a él, le rindan culto, le presenten ofrendas, y le hagan oraciones (cfr. Mc. 2, 13 – 17… Os. 6, 6).

 

 

Notas Humanas y Divinas. Dirige Leiner Castaño García cssr, todos los domingos a partir de las 6:00 a.m. en RCN radio 93.9 F.M. o por internet en www.rcnradio.com (http://www.rcnradio.com/programa/notas-humanas-y-divinas/notas-humanas-y-divinas)


Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents