Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Le blog de gmanzukula-alternatif-congolais.over-blog.com

Dans ce blog, il sera question de publier toutes les réflexions, articles, commentaires et opinions à caractère socio-économiques, politiques, culturels et religieux.


Rupturas y separaciones para asumir el discipulado de Jesús

Publié par Gabriel MANZUKULA Mjrrdcongo sur 10 Septembre 2013, 11:25am

Catégories : #Bible et Reflexion

Aquí mi saludo fraterno, saludo solidario en el caminar discipular de Jesús; saludo en el caminar en la búsqueda de ser un aporte para constituir fundamentos de nueva humanidad, nueva sociedad, nuevas relaciones ecoambientales cimentadas en la justicia según el amor de Dios de manera que así instauremos el reino de Dios y, así, demos culto y alabanza a nuestro Señor.

Quiero presentar mi solidaridad con la propuesta del papa Francisco de un ayuno en favor de la paz, desarmar los espíritus, dialogar para solucionar los conflictos, en especial con Libia, pero son tantos más… eso sí, no olvidemos que junto al ayuno son inseparables la oración y la justicia, éste está orientado sobre todo a la conversión del corazón, sin la cual, como denunciaban ya los profetas, no tiene sentido. El ayuno implica una actitud de fe, de humildad, de reconocimiento de la necesidad de Dios y de apelo a la providencia que hace verdad la justicia según el amor… vivamos, pues, la experiencia de este día en clave de justicia y oración.

 

Los verdaderos discípulos, los que pueden “recostarse a la mesa del reino”, son quienes cargan con la cruz de las rupturas personales e históricas, rupturas por el abandono de otros dioses, rupturas con mentalidades, con prácticas que en definitiva pueden ser religiosas pero no creadoras de justicia, y justicia en todas las dimensiones de la vida humana, en todas las dimensiones de las relaciones humanas,  en todas las dimensiones relacionales de sociedad y ecoambientales para asumir el seguimiento de Jesús, seguirlo a Él y su proyecto… en este horizonte nos ubicamos para acercarnos a estudiar el evangelio de este domingo: Lc. 14, 25 – 33.

 

1. Acercamiento Contextual

Antes de abordar la lectura, estudio, reflexión en torno del texto del evangelio, es necesario contemplar el horizonte contextual donde nació, así como los sentidos e intencionalidades que se descubren detrás de las palabras, detrás de los/as actores-actrices y los imaginarios de representación que encarnan; este apunte metodológico es bueno recordarlo cada cierto tiempo para no caer en una actividad mecánica en este acercamiento al estudio de los relatos bíblicos… así entonces, dado que continuamos en el mismo capítulo 14, del cual se leyó el evangelio del domingo anterior, invito aquí a releer, a recordar la síntesis contextual que se ofreció para el aporte de estudio del domingo.

 

– Además del contexto socio – histórico – religioso que prevé el aporte del domingo anterior, vale la pena detenernos en algunas condiciones de tradición particulares de aquella época que pueden ayudar a comprender el relato que se lee y estudia, veamos:

 

·         En el horizonte cultural del Mediterráneo del siglo primero d.C. las relaciones familiares además de las experiencias afectivas, las relaciones familiares eran comprendidas y asumidas como deberes sociales, económicos, políticos y culturales, deberes de fidelidad y de obediencia… debían obediencia a los mandatos del “jefe” o “pater/patriarca” de la familia; de esa obediencia se desprendía la herencia económica, el reconocimiento social… (no olvidar los “valores” que regían: honor/vergüenza, pureza/pecado, relaciones patrón/cliente).

·         De ahí que quienes no siguieran el orden familiar y la continuidad de la herencia familiar, según los deseos del pater/patriarca, quedaba por fuera del reconocimiento, eran considerados indignos, sin derechos… excluidos… debían labrarse su futuro por su propia mano.

·         De la misma manera, a quienes se les llamó como: “hijos naturales”, es decir, hijos/as por fuera de la unión matrimonial/familiar, ellos/ellas no tenían derechos de familia… abandonados a su suerte o esperando migajas que de manera clandestina les dieran

·         Vale decir, entonces, que el modelo de familia y el estilo de las relaciones familiares seguían el mismo ordenamiento de la estructura, modelo y proyecto de sociedad del imperio romano…

Este estilo de vida familiar era un “proyecto” contrario al Proyecto de Jesús… ese estilo de vida familiar, ese sistema de supuestos valores que se engendraban realmente nacieron a partir de las relaciones “patrón/cliente” (es decir, relaciones mediadas por intereses individuales, intereses que no construyen mejores seres humanos, intereses alejados de la justicia según el amor… eran intereses marcados por la dependencia económica sometida al modelo del imperio), ese modelo de familia debía de abandonarse, hacer ruptura de éste y hacer construcción de una nueva comprensión de familia, de nuevas relaciones familiares, no ya en la clave de relaciones patrón/cliente, sino en la clave de relaciones de “discipulado” que emana del amor… en este sentido parece hablar el texto lucano que se han de separar del padre, de la madre, de la mujer, etc.

– En medio de las realidades de hoy, la relectura, hermenéutica y actualización de un relato como el presentado por Lucas este domingo, ha de enmarcarse en los contextos de sentido y de intencionalidad, así como de prácticas concretas de los proyectos de vida, estilos de vida, modelos de sociedad existentes hoy, de manera que el contraste a la luz de la Palabra permita construir sentido de seguimiento discipular… discipulado en sentimientos, en pensamientos, en sueños o deseos, en prácticas, en experiencias personales, comunitarias, sociales y ecoambientales que revelen el carácter y condición de discipulado, así podemos apreciar hoy:

·         En el interior de la Iglesia, de las iglesias, y en general de los credos y religiones, se percibe hoy, una cada vez mayor disminución de seguidores… o valga decir mejor, pérdida de credibilidad y de pertinencia de cara a su aporte cierto y de verdad para constituir sentido de vida y construcción de sociedad… y un buen ejercicio de verdad que hemos de hacer como creyentes y como Iglesias es hacer juicio crítico y releer nuestras formas actuales de presentar, vivir, experienciar la fe y ser aporte idóneo en la sociedad, en la constitución de humanidad.

·         En Colombia ha sido una semana (ya llevamos más de una semana) de diversas protestas sociales y, si buscamos una raíz común del por qué de todas ellas, una de las lecturas que encontramos es la invisibilización/marginación de los pobres en las principales decisiones de país, por ejemplo, a la hora de los TLC, a la hora de definir el modelo de Estado, modelo de economía, modelo de sociedad quienes decidieron y definieron la columna vertebral de todas estas realmente dejaron por fuera a los más pobres (pensaron y definieron por ellos); también hay invisibilización/marginación de los pobres a la hora de mirar, valorar y estudiar las violencias engendradas, las victimizaciones ocasionadas sistemáticamente… (un largo listado de exclusiones podemos hacer aquí); en últimas, podemos decir que no hemos hecho aún un proyecto de país construido por todos/as y/o donde todos/as nos sintamos incluidos/representados y por el cual hacer camino y lucha. Todas éstas realidades reflejan el carácter individualista/capitalista del sistema…

Más aún, en todas estas situaciones de injusticia, en todos/as los/as actores-actrices, incluidos los mismos empobrecidos, podemos encontrar que en sus corazones, en sus deseos y sueños, en los que fundan sus horizontes de vida, las intencionalidades de sus búsquedas, los principios de vida que guían y orientan sus proyectos y estilos de vida, así como los criterios con los cuales disciernen sus opciones y decisiones están marcados por el individualismo, el deseo de riqueza como acaparamiento de bienes y, hasta, ciertas intenciones de venganza o de causar daño a los “otros/as” dadas las situaciones y condiciones que han hecho vivir…

·         Y ¿Qué decir de la familia en nuestro medio?, familia como marco de realidad desde la cual leer y estudiar este relato… baste, por ahora, hacer un llamado a la mentalidad, imaginario de representación y tradiciones desde las cuales la “tradición” cristiana mira el “hecho familia” para pensar en la pertinencia y credibilidad con la cual podemos interactuar con el mundo de hoy… … …

Estas realidades son algunas de las que hoy podríamos poner como trasfondo para leer, estudiar, interpretar… a la luz de la Palabra de este domingo… y en estas realidades, desde ellas, vale la pena preguntar por nuestra presencia/participación de creyentes, de Iglesia/iglesias… preguntar por el sentido de evangelización, de acción pastoral con la que hemos realizado la misión y que se revele su incidencia delante de estas realidades…

 

2. Acercamiento Literario – Contextual

He tomado unas libertades hermenéuticas para la traducción del texto desde el cual proponer las notas para el estudio en este acercamiento literario – contextual; libertades que significan unidad exegética y fidelidad al texto, en ningún caso esta libertad representa voluntarismo individual… Dada la carga de moralismo cultural con el que se suele leer/interpretar este relato, por ello, realizo y asumo una traducción que permita ver, desde la lectura, un contraste que invite a la ruptura con el imaginario moralista individual que anoto.

Adentrémonos ahora en reconocer y estudiar algunos contenidos presentes en el relato:

– vv. 26i. 27b. 33b – “No puede ser discípulo mío”, ahí el mensaje, el llamado, la enseñanza que se comunica en el relato… el contexto es el “camino hacia Jerusalén”, también es contexto la enseñanza de Jesús y su actitud/acción del “voltearse” (v. 25b) para dirigirse a la muchedumbre, lo cual indica que se dirige a quienes pretenden ser sus seguidores/as (la Comunidad Lucana y, hoy, nosotros/as en comunidad y en Iglesia)… camino – seguimiento – formación de discípulos es una clave pedagógica en el relato.

Un horizonte de formación – reflexión en torno del discipulado es el que revela esta parte del evangelio… y lo específico de este momento de la formación está en el mirar la interioridad, el corazón de los /as discípulos, según sus convicciones y sus prácticas, según sus experiencias y las implicaciones que nacen de ellas… y en esta mirada sobre la interioridad es que surge la perentoria afirmación: “No puede ser discípulo mío”… (tener cuidado de hacer del relato una lectura individualizada, es decir, aislar al/la discípulo/a de la Comunidad… quedarse en una mirada individual de cada persona, quedarse solamente en una relación individual con Jesús… hacer esto equivale a manipular y/o hacer reduccionismo sobre el texto)… veamos algunas claves que enmarcan este tema central en el relato:

– La organización estructural del texto, además de mostrar la centralidad del “no puede ser discípulo mío”, también refuerza este contenido formativo a partir de la estructura redaccional (retórica) en el que se desarrolla:

·         v. 25 – Sirve como introducción narrativa y, al mismo tiempo, recuerda las claves en las que se viene desarrollando el contenido formativo: “Caminaba”, “Vuelto” y “Dijo”, estas tres palabras enmarcan una clave teológica que se ha venido repitiendo desde el inicio del camino en 9, 51.

·         v. 26 – Resalta la revisión – formación de lo que da sentido a la vida, desde lo más íntimo y querido, tarea que ha de hacerse para hacerse discípulo/a… ahí la ruptura, el abandonar lo que es contrario a Jesús, el desapego, de cara a los deseos y sueños personales, los estilos de vida y proyectos de sociedad que están signados por la injusticia, según los valores del imperio, es el horizonte de comprensión…

Indica también una ruptura con las seguridades que proporciona la familia en un estilo de vida y de proyecto que los beneficia individualmente y en pequeño grupo, pero que no significa e implica a la comunidad y el entorno.

·         v. 27 – Primera síntesis conclusiva de la enseñanza (recordar el sentido de enseñanza que es propia de la tradición bíblica)… “cargar la cruz” y “venir detrás” son las claves… aquí la cruz no indica soportar con paciencia, sufrir con resignación, como se suele escuchar en ciertos ambientes religiosos… menos hace referencia a una interpretación de la cruz como culpa por causa del pecado, este es un despropósito dentro del relato, esa es auténtica manipulación y reduccionismo… El “venir detrás”, como ya se dijo, hace referencia al caminar del discípulo/a: hacer el proyecto de Dios, instaurar el reino de Dios… reino en todas las dimensiones de la vida (personal, comunitario [familiar – eclesial], social, ecoambiental y como proyecto histórico).

Hay quien piensa y enseña que cargar con la cruz y seguir a Jesús es buscar mortificaciones, privarse de sanas satisfacciones, renunciar a alegrías y gozos legítimos, para llegar, por el sufrimiento, a una unión mayor con Jesús.

El evangelio no habla de eso.

·         vv. 28 – 32 – Siguiendo la estructura redaccional propia de la retórica, se establecen ejemplos prácticos que permiten aclarar y profundizar en la enseñanza… y como es propio del evangelio, esta aclaración y profundización se suele hacer en dos partes: vv. 28 – 30 y 31 – 32; en los dos casos, los ejemplos son una invitación, la invitación a contemplar lo que implica el discipulado… las rupturas, renuncias, alejarse de los imaginarios propios del contexto socio-cultural (valores del imperio y de la sociedad mediterránea)… asumir el conflicto, los señalamientos, la persecución… abrazar el proyecto del reino como nuevo horizonte de sentido de vida, realización y plenitud

·         v. 33 – Conclusión de la enseñanza… aquí los bienes, no sólo son bienes materiales, sino, según el desarrollo de los ejemplos anteriores, esos bienes son los valores del imperio, son los proyectos personales basados en intereses individuales, es todo aquello en lo que se funda la injusticia en cada una de las dimensiones de la vida.

– Otro aportes que pueden ayudar en la profundización y aclaración del texto, como camino de formación en el discipulado son:

·         v. 26 – Muchas traducciones usan literalmente la palabra griega “odiar”… eso en nuestro medio en una lectura literal y, según el imaginario cultural de hoy, además con una lectura moralizante sobre los relatos bíblicos, lectura como aplicación individual del mensaje, todo ello, genera desconcierto y preocupación… de ahí la importancia de poner las palabras en su contexto para percibir lo que querían decir y representar, por esto, en la traducción que realizo y presento en el archivo adjunto prefiero utilizar la expresión “y no hace ruptura con los dioses…”… Otros/as traductores prefieren decir: “poner en segundo lugar”, no lo considero pertinente porque esa expresión no indica ruptura con los estilos de vida y proyectos de sociedad que están siguiendo… Otras traducciones escriben “renunciar”, me parece más acertado, sin embargo, no deja en claro de qué renuncias se habla.

·         Es esencial percibir en el relato que la enseñanza habla de Dios, como sentido de vida, como proyecto de vida, como principios vitales que orientan el discernir para actuar, la opción de criterios que orienten la reflexión y las prácticas… Dios que se concreta en las relaciones humanas y con la Creación y, por ello, en la construcción de la sociedad… de ahí la importancia de señalar en la traducción que se invita a una ruptura con los dioses del pasado, tal y como hacer referencia el libro de Judit (cap. 5) al hablar de Abraham, para hacer seguimiento del Dios del cielo, el Dios que se ha revelado.

·         Todo el texto hace referencia a los dioses que existían, y que existen aún hoy, que son los que proclaman como sentido de vida, o aceptan como proyecto de vida el acumular riquezas económica, honores, privilegios, poder… esto no es compatible con el discipulado en seguimiento de Jesús, no es propio del compromiso cristiano. “Mi Madre y mis hermanos éstos son: quienes escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lc. 8, 19 – 21)

·         Bienestar personal en contraste con el bienestar Comunitario… renunciar a los valores del honor, la pureza las relaciones patrón/cliente, renunciar a esos, para asumir los valores del reino: justicia, amor, solidaridad, organización comunitaria, servicio a favor de los pobres por su liberación/salvación… una renuncia muy significativa y de profunda práctica, ya sea como opciones en intereses y sueños en el propio corazón, ya sea en el estilo de vida que se quiere asumir, ya sea en el proyecto de sociedad, ya sea en las fuentes e intencionalidades de las relaciones ecoambientales.

·         Libertad frente a los bienes, una exigencia de ruptura con el deseo de acaparar, reconocer que son de la Comunidad y compartirlos para repartir según las necesidades (Hch. 4, 32 – 37); lo cual implica una profunda conversión en contraste con los deseos individuales y privados (cfr. Hc. 5, 1 – 11)… lo cual exige desapego de los bienes y de las riquezas como beneficio individual; abandono de los deseos de honor, competición para ser más grandes y/o importantes que otros (para dominar)…

·         Lo esencial es la riqueza delante de Dios (cfr. Lc. 12, 21) y se expresa en las experiencias de solidaridad compartida que generan vida y posibilidad de mejores condiciones de vida para la Comunidad (cfr. Lc. 12, 33 – 34; 14, 15 – 24; 18, 18 – 23; 19,1 – 10)

·         Tomar consciencia, preparar todo lo necesario en el interior del corazón, según intereses, intencionalidades y sentidos (búsquedas) del “proyecto del reino de Dios”… pero también, preparar como Comunidad para hacer frente al “proyecto del mundo” que les va a combatir… de cara a la persecución… certeza en la plenitud del proyecto de Jesús y confianza en Dios.

¿Quién hubiera conocido tus deseos si Tú mismo no hubieras enviado el Espíritu Santo?

 

3. Acercamiento Teológico – Pastoral – de Actualización

Algunas pistas del rostro de Dios que se descubren detrás del relato:

Jesús no está pensando en deshacer las familias, como se planteó ya en un estudio de un evangelio anterior, el texto no hace referencia a acabar el hogar eliminando el cariño y la convivencia familiar. Lo que afirma con contundencia es que, si alguien pone por encima de las exigencias del reino un proyecto diferente pero que representa honor para su familia, mejora del patrimonio personal y familiar por encima de la comunidad, la herencia o el bienestar familiar así ese bienestar perjudique a otros/as, a quien prefiera esos “valores” como sentido de vida, ese/a no podrá ser su discípulo ni trabajar con Jesús en el proyecto de un mundo más humano, más justo…

Jesús propone, para hacer un discipulado serio, renunciar a lo que impide ser personas más humanas, más libres, más solidarias, más felices... renunciar a estilos de vida y proyectos de sociedad que engendren empobrecimiento y exclusión… Así, toda “renuncia” se convierte en alegría, paz y libertad.

Una buena síntesis de esta enseñanza la encontramos en Pagola:

«Sorprende la libertad del Papa Francisco para denunciar estilos de cristianos que poco tienen que ver con los discípulos de Jesús: “cristianos de buenos modales, pero malas costumbres”, “creyentes de museo”, “hipócritas de la casuística”, “cristianos incapaces de vivir contra corriente”, cristianos “corruptos” que solo piensan en sí mismos, “cristianos educados” que no anuncian el evangelio... ».

El evangelista nos dice que a Jesús le interesaba más la calidad de sus seguidores que su número. De ahí que podemos quedar con unas preguntas finales que sirvan de reflexión en oración o en discusión comunitaria:

¿Cuál es nuestra actitud delante de estas exigentes condiciones que Jesús pone para ser discípulos/as?

¿Son de acogida o de indiferencia?

¿Son de adhesión o de rechazo?

O, ¿Preferimos buscar formas más “sencillas” para rendir culto a Dios?

O, ¿Preferimos reducir el mensaje del evangelio en pensar que “soy un pecador” y que debo hacer cosas que agraden a Dios para mi salvación?

Renuevo mi confianza en la oración que nos une, nos aclara en las fuentes del proyecto de Dios en Jesús y nos anima a ser solidarios, a vivir haciendo el bien los unos a los otros/as y, por el bautismo, nos constituye en comunidades que trabajamos por transformarnos en mejores seres humanos, transformar el entorno,  la realidad, a las relaciones con el medio desde la perspectiva reverencial de la Creación en justicia y según el amor de Dios y transformar las relaciones con el mismo Dios.

Por ello mi abrazo de recuerdo y de cariño que renuevo cada semana

Unidos en Jesús y en María; en Jesús que es Señor de la Vida y en María que nos enseña a caminar discipularmente en seguimiento de Jesús.

Dios les guarde.

César

Notas Humanas y Divinas. Dirige Leiner Castaño García cssr, todos los domingos a partir de las 6:00 a.m. en RCN radio 93.9 F.M. o por internet enwww.rcnradio.com, ir al link de programas, allí aparecen las fotos de todos los productores (http://www.rcnradio.com/programa/notas-humanas-y-divinas/notas-humanas-y-divinas)

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents